lunes, 20 de junio de 2011

Huéspedes nuevos

Ha de ser la hora de la comida. La casa junto al mar tiene huéspedes nuevos y los gatos flacos de la villa han sido agasajados con un manjar: sobras de pescado con manchas de puré.
Luego de una larga siesta con las panzas llenas como hacía tiempo no se tomaban, los gatos flacos y ariscos de la villa se acercan con menos desconfianza, pero con cautela: ha corrido el rumor de que en la casa hay niños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario